volver>>
 

Programa: 12/08/2010

VICTIMAS O ANTIVICTIMAS

A modo de test daremos algunas situaciones donde cada una de las cuales suelen producirse en la vida normal o cotidiana, junto con dos reacciones distintas por no decir antagónicas

 

Una de esas reacciones es la respuesta de víctima, la otra corresponde al “triunfador”, o antivíctima. Comprobaremos cuál de las dos reacciones tipifica mejor a cada uno, o el modo en que probablemente reaccionamos en tales situaciones

Esta relación no pretende, dar la medida exacta de nada. Este test se encuentra como propuesta en el libro “Evite ser utilizado” de Wayne Dyer, el mismo autor de un gran éxito de hace muchos años “Tus zonas erróneas”. Es por supuesto un libro de autoayuda y de superación personal, que muchas veces tiene recursos eficaces y rescatables para aplicar o tener en cuenta en momentos de nuestra vida. Y se ha elaborado para ayudarnos a determinar nuestro progreso con respecto a cómo encaramos la vida muchas veces en un lugar de tener una actitud pasiva o de víctima. Nos suministra en estas respuestas, una lista de comportamientos de víctima que nos ayuda sin duda con nuestro deseo y esfuerzo de cambiar.

Vamos entonces a realizar una estimación de su actual perfil de víctima
En este libro hay 100 ejemplos de situaciones, por supuesto daremos solamente algunos, y seguramente en otro programa tendremos en cuenta más ejemplos para incluir en esta Sección.

Ejemplos de situaciones

1. Un familiar (madre, pariente político, hijo, etc.) se empeña en hablarte por teléfono en un momento en que estas muy ocupado y no deseas charlar.

Reacción de víctima: Hablas con el familiar y te sentís apremiado, hostigado y presionado.

Reacción de antivíctima: Decís al familiar tienes mucho trabajo y que no dispones de tiempo para charlar.

2. Su pareja cambia inesperadamente de planes, creándote cierto conflicto.
Reacción de víctima: Cambias también tus planes, sufriendo los inconvenientes correspondientes.

Reacción de anti víctima: Seguís adelante con tus planes iniciales y ni siquiera consideras el incidente como fuente de lamentos o protestas.

3. Te gustaría asistir solo a una reunión social.
Reacción de víctima: Pedís permiso para ir y dejas la decisión en manos de otros miembros de la familia.

Reacción de antivíctima: Informas a tu familia de que vas a ir, y si es necesario, de que vas a ir solo.

4. Consideras que eres merecedor de un ascenso o un aumento de sueldo.

Reacción de víctima: Aguardas hasta que el jefe considere oportuno hacer algo por vos.

Reacción de antivíctima: Pedís lo que crees que te has ganado, exponiendo tus razones, mostrándote tranquilo y sin presentar disculpas en momento alguno.

5. No tienes ganas de hacer el amor porque una hora antes fuiste maltratado, pero tu pareja si.

Reacción de víctima: Seguís adelante, y te consideras atropellado.

Reacción de antivíctima: Informas a tu pareja de que, cuando te tratan mal, no te quedan ganas de tener relaciones y simplemente, rechazas las insinuaciones físicas.

6. Tus hijos quieren ir a jugar a la casa de un amigo y esperan que canceles tus propios planes y los lleves en auto.

Reacción de víctima: Anulas o alteras tus planes y llevas en auto a tus hijos

Reacción de antivíctima: Decís a tus hijos que tendrán que idear alguna forma de trasladarse hasta donde quieren ir, sin contar contigo, ya que tienes cosas importantes que hacer.

7. Alguien te pregunta: “¿Por qué no tienes hijos?”.

Reacción de víctima: Comienzas una larga y compleja explicación y te sentís prejuzgado

Reacción de antivíctima: Respondes al que te interroga diciéndole que ese es un asunto personal y que no tiene por que meterse en tu vida íntima.

8. Le gustaría decir a sus hijos, marido, padres, hermanos, que los quieres mucho.

Reacción de víctima: Te contienes por temor a sentirte cursi o tonto.

Reacción de antivíctima: Te obligas a vos mismo a decir: Te quiero” en la cara de tus familiares.

9. Alguien te dice que no te entiende.

Reacción de víctima: Intentas de nuevo explicarte o te sentís mal porque supones que eres una calamidad en lo que se refiere a comunicación.

Reacción de antivíctima: Dejas automáticamente de tratar de explicarte, con plena conciencia que de cualquier modo, la persona a la que le hablas nunca te entenderá.

Para cerrar este tema, es valioso recordar que uno siempre tiene opciones. Y aunque no lo crea así, en toda situación uno puede elegir el tratamiento que va a darle, y el estado de ánimo con que afrontará la situación. Sean cuales fueran las circunstancias, nada nos impide convertir la situación en una experiencia instructiva y también podemos optar por no vernos emocionalmente inmovilizados.