volver>>
 

Programa: 16/09/2010

¿COMO SUPERAR LAS CRISIS DE PAREJA?

El Carácter Evolutivo de las Diferentes Etapas de una Pareja y Aspectos Esenciales para Mejorar la Convivencia

 

El reconocido psiquiatra español, Enrique Rojas, en su libro “Remedios para el desamor” plantea que en toda relación de pareja sobrevienen crisis o momentos difíciles que son completamente normales y que son parte del proceso de maduración de la vida conyugal.

En el curso de este proceso se experimentan algunas crisis típicas, como consecuencia de las diferentes etapas que conlleva el mismo devenir de la relación. Estas etapas, que son comunes a todas las relaciones y tienen un carácter evolutivo son:

1) La etapa de formación de estabilidad de la pareja: esta corresponde a los primeros años a través de los cuales se busca la identidad del nosotros y se descubren las posibilidades y los límites que deben enmarcar a esa pareja.

2) Etapa de afirmación: los primeros años del matrimonio, donde el autor recomienda poner especial atención en buscar un equilibrio inteligente en el cual el papel de cada miembro de la pareja este relativamente bien dibujado, con áreas de intersección donde se pueda compartir lo mejor de sí mismos. Para esto sugiere que algunos aspectos esenciales podrían ser: el arte de llevar bien la convivencia, el espíritu de tolerancia, la gracia para sortear las dificultades de carácter propio y ajeno, la capacidad para dialogar cuando sea posible y negociar situaciones de disparidad y tensión y la facilidad para “saber llevar” al otro buscando siempre el momento oportuno, entre otros.

3) Etapa de la mitad de la vida: este es un momento de balance biográfico, en el que se realiza un examen retrospectivo y minucioso de la vida. En esta fase es donde se cosecha lo que se ha sembrado y aquí es cuando la aceptación del otro, con todo lo que significa, es decisiva.

4) Etapa de la vejez: uno examina la vida y también explora que ha sido del amor y como ha circulado este por uno mismo. En esta etapa del desarrollo matrimonial también pueden aflorar situaciones difíciles.

Para atravesar estas situaciones de crisis de la mejor manera el autor diseñó el siguiente esquema en diez puntos que resume los aspectos esenciales de la convivencia de la pareja:

1) Estar siempre dispuesto a dar y recibir amor; el amor se aprende como resultado de la experiencia y la ejercitación permanente y necesita de esfuerzos, renuncias y sacrificios. Es entregarse a la otra persona buscando lo mejor para ella y apuntando hacia una progresiva coherencia.

2) En la vida conyugal lo importante es lo pequeño, por eso hay que cuidar los detalles que hacen que la convivencia sea amable y llevadera.


3) Una persona muy susceptible puede llegar a convertir la convivencia en algo insoportable. Por eso hay que luchar por corregir estas limitaciones antes de la vida en común.

4) Evitar discusiones innecesarias: Una pareja que frecuentemente cuando habla lo que hace es intercambiar quejas, acusaciones y agresiones verbales, va por un camino muy peligroso, ya que esas cosas, dichas en un momento en que la cabeza deja paso a la pasión, a la larga no se olvidan y dejan huella.

5) Si no se puede evitar lo anterior es importante tener capacidad de reacción y no dejar que esa situación llegue a más, buscando procurar pedir perdón cuando hiciera falta, tener un gesto de aproximación o buscar formulas de reconciliación inmediata.


6) En la vida de pareja hay que saber que tan importantes como las palabras son los gestos y la conducta. Para esto es bueno entrenarse en adquirir y perfeccionar habilidades de comunicación, especialmente en lo que se refiere al respeto, reconociendo la dignidad del otro y mostrándolo a través de palabras gestos y acciones; la comprensión pudiendo ponerse en el lugar del otro y la delicadeza buscando ser atento, afectuoso y esmerarse en dar lo mejor que uno tiene.

7) Para que una pareja se mantenga con cierta firmeza es clave procurar que no salga la lista de agravios. Esto es aprendiendo a callar en ciertas circunstancias.

8) Tener el don de la oportunidad para plantear cuestiones decisivas o tomar decisiones importantes. Saber comunicarse en el mejor momento y el lugar más factible, pudiendo seguir un cierto orden en los temas a tratar y no pretender tocarlos todos al mismo tiempo.

9) El amor entre un hombre y una mujer consiste en un intercambio de recompensas actuales y prospectivas que requieren un aprendizaje, buscando un equilibrio y a su vez pudiendo introducir pequeñas sorpresas agradables que rompan la monotonía. También es muy útil buscar los campos magnéticos para cada pareja, que serían los puntos de atracción recíproca que hay que compartir y poner en práctica.


10) Para lograr una adecuada estabilidad de la pareja es necesario adquirir habilidades para la comunicación; dejar hablar al otro, escucharlo con atención hasta que termine, hacer observaciones y comentarios cuidando el volumen y el tono de voz, buscar siempre modos respetuosos, evitar acusaciones o descalificaciones, no dar nada por sobreentendido, tener cuidado con las interpretaciones erróneas de palabras, frases, gestos o actitudes y para esto, si fuera necesario pedir explicaciones aclaratorias, y poder preguntarle al otro en qué forma concreta podría cambiar uno para mejorar la relación.