volver>>
 

Programa: 10/02/2011

LA PERSONALIDAD DE ANSIEDAD ELEVADA

Recursos para las personas que se encuentran en el extremo elevado de la escala de rasgos de ansiedad

 

En el libro “Venza sus Temores” Ansiedad, fobia y pánico, de Reneau Peurifoy. El autor es psicólogo, y especialista en el tratamiento de los problemas relacionados con la ansiedad. En su libro brinda varios recursos para poder controlar los estados de ánimo a través de un programa práctico de 15 pasos o lecciones Estos recursos ayudan, por ejemplo a: a lograr ver el factor de stress y lograr disminuirlo, también identificar y controlar los agentes que introducen ansiedad en tu vida, remplazar formas de pensar erróneas por otras más sanas y racionales, y también afirmarse frente a los demás mediante técnicas efectivas de comunicación y diálogo, entre otras más.

Las personas con problemas relacionados con la ansiedad comparten muchos rasgos de personalidad comunes. Y en el libro, el autor llamará a este conjunto de rasgos “personalidad de ansiedad elevada”.

¿Qué es la ansiedad o cómo es activada?

La ansiedad (como el miedo) es una respuesta normal a una amenaza percibida. Pero la ansiedad a diferencia del miedo, que es una respuesta ante una amenaza recibida bien definida, la ansiedad es activada por una amenaza vaga o poco clara. Y lo que hace la ansiedad (igual que el miedo), es activar síntomas mentales y físicos desagradables (Inquietud, confusión, aprensión, tensión muscular, vértigo o mareo, taquicardia, entre otros).

Vamos a ver un listado de características de la personalidad de ansiedad elevada, y tal vez podemos considerar que algunas no se aplican a nosotros, o tal vez describen a personas que conocemos y no sufren de síntomas relacionados con la ansiedad. Pero seguramente podamos encontrar algunos rasgos que si podemos tener. Y la presencia de muchos de estos rasgos o todos, es lo que el autor en este libro da a lugar a la personalidad de ansiedad elevada. El autor propone verificar los que consideramos se puedan aplicar a cada uno.

• Alto nivel de creatividad

Las personas que sufren de ansiedad tienden a ser muy creativas. Lamentablemente, esta creatividad es la fuerza que se halla detrás de dos actividades autofrustrantes. La primera, es la anticipación negativa o pensar: “y que si…”, es la tendencia a pensar en muchas cosas alarmantes que podrían ocurrir en una situación determinada. La segunda es la tendencia a imaginar vívidamente esas posibilidades alarmantes.

• Pensamiento rígido

El pensamiento rígido es la tendencia a percibir la vida como una serie de alternativas disyuntivas, en términos esto o lo otro. Los acontecimientos son correctos o erróneos, justos o injustos. Otra característica de este tipo de pensamiento en blanco o negro es la presencia de muchas reglas rígidas. En general, existe un modo “correcto” de hacer las cosas y resulta molesto que las cosas no se hagan de ese modo correcto. Además, con frecuencia existen muchas cosas que “deberían”, “deben”, o “no pueden” ser hechas por uno o por los demás.

• Necesidad excesiva de aprobación

La necesidad excesiva de aprobación se menciona muchas veces como autoestima baja o auto aceptación baja. Una persona con esta característica depende de los demás para una sensación de autovaloración. Esto; ¿qué genera? Genera un miedo al rechazo, que se traduce en una sensibilidad intensificada a la crítica y en la dificultad de decir”no” frente a las exigencias de los otros. O sea una necesidad tan grande de aprobación también puede provocar la tendencia de asumir la responsabilidad por los sentimientos de los demás y también a ser muy sensible a las necesidades de los otros. Una persona con esta característica va a considerar muy seguido que es su responsabilidad mantener felices a sus amigos, a su pareja, y a sus familiares.

• Expectativas muy elevadas respecto de uno mismo

Con frecuencia existe la expectativa respecto de uno mismo de un nivel mucho más alto de desempeño y logro que el que se esperaría de los demás.

• Perfeccionismo

El perfeccionismo ¿Qué es? Es una combinación de tres cosas; las expectativas excesivamente elevadas que dijimos antes; la tendencia a utilizar el pensamiento de todo o nada, cuando se evalúan las acciones de uno; y una tendencia a centrarse en errores y defectos mínimos, más que en el avance y el logro en conjunto ( es el “ esta bien, pero… “ del monólogo del ansioso). Esto lo lleva a considerar cualquier logro menos que perfecto, como un fracaso que es personalizado, o sea que tanto la tarea como la persona se convierten en fracasos. A menudo el perfeccionista dice cosas tales como:” este proyecto fue realizado muy bien…pero…” Entonces lo que hace el perfeccionista es poner el acento en lo que salió mal.

• Persona activa, competente, fiable.

La interacción de todos los rasgos que venimos mencionando con frecuencia crea una persona que no solo es competente, capaz y fiable, sino que es una auténtica”persona activa” con habilidad para hacer las cosas bien y que las hace bien.

• Necesidad excesiva de mantener el control

Una persona con esta característica, ¿qué hace? Asigna un valor alto a permanecer en calma y mantener el control. Con frecuencia, también existe la posibilidad que los acontecimientos sean predecibles. Los cambios inesperados en un programa predeterminado provocan angustia, porque resulta más difícil mantener el control y no se esté seguro de lo que sucederá. También puede existir una tendencia a tratar de controlar los sentimientos y comportamientos de los demás. Esto no se hace con la intención de herir a los demás, sino por miedo a perder control.

Una persona con la necesidad de mantener el control puede experimentar claramente síntomas de ansiedad intensa, pero parecer normal al observador accidental. Puesto que una persona con estas características normalmente se presenta al mundo con una imagen ”apropiada” incluso cuando existe una tremenda duda de su propia capacidad y gran confusión interior, sus amigos y familiares pueden considerar que es muy fuerte.

• Supresión o falta de algunos o de todos los sentimientos negativos

Una persona con las características mencionadas a menudo suprime los sentimientos que “no deberían” sentirse porque podrían causar pérdida de control o de aprobación por parte de los demás. El orgullo y la ira son dos ejemplos comunes.

• Tendencia a no prestar atención a las necesidades física del cuerpo

Esta característica se refleja comúnmente en la actitud de que el cuerpo carece de importancia. Los signos procedentes del cuerpo que indican que esta cansado o herido, y necesita descanso o cuidados, no son tenidos en cuenta o se les concede una prioridad baja. Una persona con esta característica con frecuencia solo es consciente del cansancio cuando aparecen síntomas de agotamiento.

Es necesario enfatizar dice el autor de “Venza sus temores” que las características mencionadas no son necesariamente deseables… Cuando se utiliza de una manera positiva, la creatividad es la fuente de toda solución efectiva de problemas.

• La necesidad de aprobación es compartida por todos y hace posible las relaciones satisfactorias. Un grado moderado de perfeccionismo, de expectativas personales altas y confiabilidad da lugar a una persona valiosa e un grupo laboral o en las relaciones interpersonales.

• La capacidad para mantener el control en uno mismo y de sus emociones ayuda a una persona a funcionar bien durante las emergencias y en medio del caos.

Como con cualquier característica determinada que una persona tenga, existe una gama saludable para cada una de las que hemos mencionado antes. Algunas personas estarán en el extremo inferior de esta escala para determinadas características y otras van a estar en el más elevado.

Las personas con problemas con la ansiedad tienden entonces, a estar en el extremo elevado para este grupo de rasgos. Esto crea problemas solamente cuando varios de esos rasgos, llegan a ser exagerados y se hallan fuera de esta escala saludable.

Para cerrar este tema sobre los rasgos y características que puede tener una personalidad de ansiedad elevada y que se expone en el libro “Venza sus temores”: ¿Cuál sería entonces la clave para el éxito, o recurso que podemos tener? Es aprender a moderar estas características y aprovecharlas solamente en ocasiones en que resulten apropiadas. Al aprender a emplearlas de este modo, disminuyéndolas en los momentos en que interfieren en la vida, estas características, como por ejemplo; el perfeccionismo, se transformarán en ventajas valiosas.