volver>>
 

Programa: 04/08/2011

Maneras de Alentar la Individualidad en un Hijo

10 Efectivas sugerencias que sirven tanto para los padres como para todos aquellos que trabajan con niños y adolescentes

 

Recordemos que nuestros hijos necesitan y merecen amor, como también aceptación y respeto más allá de lo que hagan con su pelo o vestimenta, con quien quieran salir o la carrera que deseen estudiar. A través de estas maneras de alentar la individualidad en un chico y a modo de propuesta, es que podamos ayudar a minimizar su necesidad de luchar por el poder y llamar la atención, permitiéndole que satisfaga esas necesidades en forma positiva, saludable y constructiva.

Veremos las sugerencias que propone Jane Bluestein en su libro, “Listas para padres, qué hacer y qué no”, para alentar la individualidad en un hijo.

1. No compare a su hija o hijo, con nadie más, incluso con nosotros mismos, sus hermanos, sus vecinos u otros chicos de su edad.

2. Aceptemos que a un hijo pueden gustarle muchas cosas que a nosotros no, y que posiblemente ellos detesten muchas cosas que nosotros valoramos y apreciamos. Tengamos presente que estas diferencias forman parte de muchas de las características que lo hacen especial.

3. Hacer una lista de los talentos, las preferencias y los mejores atributos de un hijo. Y consultemos este perfil cuantas veces sea necesario.

4. Por más difícil que parezca, quitemos de nuestra agenda la idea que tenemos con respecto a como queremos que sea nuestra hija o hijo, o en quien queremos que se convierta, aceptemos a nuestra hija tal como es o esté destinada a ser.

5. También examinemos y a modo de reflexión, nuestra fijación con nuestra apariencia, intereses, preferencias y metas. ¿Hasta qué punto necesitamos que un hijo se destaque o sea de cierta manera, para sentirnos satisfechos como madres o valiosos como personas? ¿Hasta qué punto nos sentimos incómodos o avergonzados por las opciones que nuestros hijos toman?

6. Alentar sus intentos por explorar su identidad, incluso si eso hace que en ciertas situaciones tome direcciones un tanto extrañas.

7. Dejar de preocuparnos por lo que dicen los vecinos, o familiares, u otros padres del colegio de nuestro hijo.

8. Dejarlos elegir y que se pongan por ejemplo la ropa que quieren. Si todavía es chico o le cuesta mucho tomar decisiones, tal vez queramos limitar sus opciones preguntando:” ¿Quieres ponerte algunas de estas camperas?” o “¿Quieres algún abrigo de este placard?”

9. Recordemos que la identidad de hoy puede pronto volverse el experimento de ayer.

10. Apoyemos y estimulemos también sus intereses individuales. Respetemos el hecho de que puede perder interés, o cambiar de opinión a medida que explora cuestiones diferentes.