volver>>
 

Programa: 06/10/2011

RAZONES PARA NO DAR CONSEJOS A NUESTROS HIJOS

Resistir el impulso de dar consejos es una habilidad que requiere paciencia, tiempo y voluntad.

 

Para los padres y a modo de prueba, un desafío es lograr resistir el impulso de dar consejos. Esta habilidad requiere tiempo, paciencia y voluntad para suspender nuestra actitud habitual de querer que un hijo resuelva un problema de una manera en particular.

Un buen recurso en vez de aconsejar o decir, puede ser el hacer preguntas (hemos hablado en otra oportunidad de los beneficios de hacer preguntas en lugar de dar respuestas). Nuestras preguntas y guía ayudarán a un hijo a asumir la responsabilidad por los problemas y sus soluciones, y una habilidad que le será muy útil a nuestro hijo cuando nosotros no estemos cerca para decirle qué debe hacer.

Razones:

● Dar consejos priva a un hijo de la oportunidad para pensar posibles soluciones por si mismo.

● Impide que asuma la responsabilidad por sus propios problemas y le enseña a depender del otro para resolverlos.

● Dar consejos le permite a un hijo culparnos si nuestro consejo no funciona.

● Podría ser que nuestro consejo fuera erróneo y sumara problemas adicionales para nuestro hijo.

● Interfiere con la habilidad de nuestro hijo para desarrollar confianza en si mismo y habilidad para resolver problemas.

● Promueve la falta de seguridad en su habilidad para resolver conflictos.