volver>>
 

Programa: 08/09/2011

¿COMO AYUDAR A LOS CHICOS A ACEPTAR SU APARIENCIA FISICA?

Recomendaciones para que podamos establecer con nuestro hijo en edad escolar un ambiente en que los problemas emocionales relacionados con la apariencia física se traten de manera adecuada.

 

En otras oportunidades hemos hablado y a modo preventivo sobre las señales tempranas de los problemas relacionados con la alimentación (bulimia, anorexia, obesidad) y también a identificar un poco las causas. Es un tema muy vigente y una preocupación que no sólo se da en la adolescencia, sino también en los chicos de edad escolar (primaria). Y más aún, es en esta etapa, el mejor momento para prevenir el pensamiento irracional y la negación que subyace a todos los trastornos relacionados con la alimentación.

Como clave preventiva, es muy recomendable que podamos como padres explicar y también inculcar a los chicos y en forma realista de qué modo la comida, los hábitos alimenticios y el ejercicio físico afectan al cuerpo y la imagen de si mismos.

Veremos cómo podemos ayudar a un hijo a aceptar su apariencia física y también cómo corregirlos cuando se critiquen excesivamente así mismos.

Medios de Comunicación

Los padres en principio deberían dedicar una parte de su tiempo a luchar contra la constante presencia de los medios de comunicación que influyen en lo que los niños sienten al respecto de su apariencia física.

• Tal vez podamos leer en voz alta artículos en los que las modelos admiten defectos de su figura o hablan de los problemas que tenían cuando eran chicas o más jóvenes. También podemos explicar a nuestros hijos los trucos que hacen los fotógrafos con la iluminación, las sombras, los ángulos para producir una determinada imagen (además del photoshop).


• También podemos intentar ayudarlos a comprender que los publicistas o publicidades intentan “vendernos” la belleza (y por supuesto el desajuste que esto genera con la realidad).


Es importante que comuniquemos a los chicos qué es lo que nosotros consideramos atractivo y que compartamos con ellos nuestras experiencias. Es útil también que no tengamos temor de expresar nuestras dudas y conflictos. Los chicos siempre responderán positivamente a las conversaciones sinceras aún en los casos en que las respuestas no sean sencillas.

Corregir a nuestro hijo cuando se critique excesivamente

Todos tenemos dudas con respecto a nosotros mismos y atravesamos épocas en los que nos sentimos menos seguros. Sin embargo, esto es muy diferente a asumir una persistente autocrítica. Los psicólogos han descubierto que la mayoría de las personas con problemas emocionales, incluidos una gran parte de los niños, tienen un tipo específico de pensamiento distorsionado. Y se denomina pensamiento absoluto, a una forma común de pensamiento irracional.

Un chico puede afirmar:” Nunca seré popular porque soy gordo” o “Todos son mejores deportistas que yo y no vale la pena que esmere por pertenecer al equipo”. Palabras como, “siempre”, o “nunca” y “todos”, revelan que nuestro hijo no está pensando de forma realista. Es recomendable reflexionar y ocuparnos de corregir este modelo conflictivo de pensamiento.

A modo de ejercicio, cuando escuchemos a un hijo hacer este tipo de comentarios sobre su persona, podemos anotar lo que dice, y luego podemos pedirle que nos ofrezca un solo motivo que indique que su afirmación no es verdadera. Un motivo conducirá a otro y este a su vez en un tercero. Esta es la forma en que los padres pueden ayudar a sus hijos a ser menos críticos consigo mismos. Y otra recomendación es que discutir con ellos sobre el tema no es útil, y no los ayuda.

Seamos un buen modelo para nuestros hijos

Es obvio que los padres deben dar el ejemplo de un estilo de vida sano, pero, para la mayoría de nosotros es mas fácil decirlo que hacerlo. Un gran porcentaje no se alimenta correctamente, no practica suficiente ejercicio y constantemente expresa su insatisfacción respecto a su apariencia física.

La recomendación fundamental es comenzar por tomar conciencia de lo que decimos delante de nuestros hijos. Además, es importante no mostrarnos excesivamente críticos con nosotros mismos ni critiquemos excesivamente la apariencia de los demás. También es importante que tengamos actividad física o que practiquemos algún deporte, y estimular a nuestros hijos para que practiquen deportes. Y si no llevamos un estilo de vida saludable, comencemos a modificarlo paulatinamente. Y es recomendable tener un tiempo para compartir con ellos alguna actividad física.

Otra sugerencia para cerrar: podemos empezar hoy por convertir la salud en un proyecto familiar y de este modo vamos a prevenir futuros problemas para todos los miembros de la familia.