volver>>
 

Programa: 04/03/2010

El arte de conversar

Sugerencias para prevenir los obstáculos que dificultan la comunicación entre los miembros de la pareja
Incluso las parejas con leves problemas en la comunicación, pueden tener importantes malos entendidos. Estos a menudo conducen a la frustración y a la hostilidad y en consecuencia a un posterior deterioro de la comunicación.

 

Hablaremos acerca de la importancia de una comunicación fluida y adecuada para favorecer el vínculo de la pareja. Para esto quisiéramos compartir con ustedes algunas pautas que figuran en el libro de Aaron Beck, “Con el amor no basta” que pueden ayudarnos a hacer las conversaciones más agradables:

En este texto tan usado en Terapia de Pareja tanto como manual como para recomendarles a los pacientes por ser de fácil lectura y proveer una serie de ejercicios prácticos que sirven para trabajar con la pareja dentro y fuera del consultorio, Beck propone una serie de sugerencias que ayudan a prevenir los obstáculos que dificultan la comunicación entre los miembros de la pareja:

Norma 1: Sintonice el canal de su cónyuge: para tener una charla provechosa se requiere que marido y mujer estén sintonizados entre sí, que se conecten uno con el otro. Aunque hablen del mismo tema, su enfoque puede ser tan diferente que no lleguen a establecer un contacto significativo. Hay que ser sensible a las señales de manera que se pueda pasar al canal correspondiente.

Norma 2: De señales de escucha: La conversación significa un intercambio mutuo de ideas. Hablar sin obtener retroalimentación es como hablar con una pared. Si usted es del tipo callado, puede serle útil adquirir el hábito de suministrar una realimentación no verbal y no dejar que el cónyuge se pregunte si realmente esta escuchando.

Norma 3: No interrumpa: Las interrupciones pueden ser parte del estilo coloquial de una persona, más que una expresión de egocentrismo o desacuerdo, aunque ese hábito es con frecuencia interpretado como tal por el hablante interrumpido. Quien interrumpe haría bien en retenerse de expresar sus ideas mientras que el interlocutor no haya terminado de hablar.

Norma 4: Formule preguntas hábilmente: La formulación de preguntas puede iniciar una conversación, mantenerla o detenerla prematuramente. Algunas personas son de un natural reticente o inhibido y necesitan ser empujadas para entrar en conversación. Una pregunta bien formulada puede a veces, tener un efecto mágico y hacer hablar al compañero. Pero una pregunta que está mal regulada, demasiado inquisidora o irrelevante puede detener el flujo de palabras. Una pregunta inicial puede considerarse superficial, pero una secuencia de preguntas muestra que se tiene un serio interés. Un buen arranque para la conversación consiste en pedir opinión al compañero sobre un tema.

Norma 5: Emplee tacto y diplomacia: Como todos tenemos campos sensibles y aún un cónyuge bien intencionado puede afectarlos, es importante tener conciencia y criterio a la hora de elegir que se dice y cómo.