volver>>
 

Programa: 06/05/2010

Acoso moral y la trampa de los manipuladores

Algunos consejos para salir de este tipo de relación tóxica

 

Primeros pasos

Lo primero que el manipulado o la víctima debe comprender es que resulta muy difícil que el manipulador cambie, se debe primero elaborar el duelo por no llegar a tener nunca una relación ideal con él. Y también es recomendable abandonar la posición que hasta el momento se sostenía y empezar a elaborar una estrategia de defensa efectiva.

Identificar: Ante todo la víctima debe identificar el proceso perverso. Tiene que entender que debe protegerse. Cuando la víctima renuncia a entrar en el juego perverso, provoca en el agresor un aumento de la violencia. A partir de allí es posible apoyarse en las estrategias del perverso para hacerlo caer en la propia trampa. Lo primero que debe hacerse es dejar de justificarse.

Actuar: La víctima tiene que actuar firmemente sin miedo al conflicto. Su determinación obligará al perverso a desenmascararse. La crisis permite que las cosas cambien y cuanto más se retrase esta crisis, más violenta resultará.

Resistir psicológicamente: Para esto es importante recibir algún tipo de apoyo.

Hacer que intervenga la justicia: A veces la crisis solo puede resolverse con la intervención de la justicia. El único medio de proteger a la víctima y de impedir que esta reaccione ante las provocaciones directas o indirectas del agresor consiste en impedir cualquier contacto entre ambas partes. De este modo, cabe esperar que algún día el perverso encuentre una nueva víctima y reduzca así su presión.