volver>>
 

Programa: 13/05/2010

Hablaremos de algunas dificultades de comunicación y convivencia que pueden surgir en el período Neonatal.

Veremos alguna idea o consejo que pueda ser útil para transitar la difícil Etapa del recién nacido y sus primeros meses. …¡Y preservar el matrimonio!

 

El período neonatal es difícil. Mucho más si es nuestro primer hijo.

Es una etapa de supervivencia. Mientras uno lo vive, parece que nunca ha de terminar. Pero no dura más que un semestre de universidad. Y las cosas sí mejoran. No será necesario pasar el resto de la vida durmiendo solo cuatro horas cada noche.

Con un poco de humor, que en realidad es lo primero que desaparece cuando ya no damos más… podemos sugerir tomar perspectiva en nuestra relación de pareja y decir que no es el momento en esta etapa de asesorar una relación o hacer terapia de parejas y tampoco separarse.

¿Porque?
Porque, aunque haya muchas discusiones en los dos primeros meses, la mayoría de ellas pueden atribuirse a...las hormonas…a la falta de sueño, y a los efectos generales del shock del bebé. Hay quienes entran en pánico durante este período.

Hay mujeres que cuando su primer hijo tiene 5 semanas o tres meses, llegan a decirle a su esposo que necesitan asesoría matrimonial. Lo que necesitan es una buena noche de sueño. En ese momento los dos no son una pareja. Son dos personas que caminan sobre el agua. Hasta que logren dormir ocho horas seguidas durante dos meses consecutivos, no deben ni siquiera pensar en analizar su relación. Ninguno de los dos es capaz de pensar de forma coherente. ..Entonces Hagan lo que quieran, Díganse uno a otro como se sienten, pero recuerden que esto que sienten ahora probablemente pasará.

Una de las ventajas de tener más de un hijo es que podemos evitar algunos de los campos minados por los que nos internamos con el primer hijo. Entonces con nuestra pareja, una buena opción es que podamos decirnos: “muy bien, pongamos las reglas del juego “nos pedimos excusas de ante mano por todas las locuras que nos vamos a decir. Y “Nos daremos una tregua”, sabiendo que volveremos a ser quienes realmente somos, en el término de tres meses a ahora.