volver>>
 

Programa: 11/02/2010

Enfocado a hijos adolescentes. Defina su objetivo

¿Hay maneras de no caer en esto de “caratular”? ¿Qué cambio de enfoque, nosotros como padres podemos hacer?

 

Hay algo interesante al respecto que plantea también Jill Rigby en “Educar hijos Respetuosos en un mundo irrespetuoso” y es poner el énfasis en el propósito no en el rendimiento. Antes de tratar de ayudar a nuestros hijos en sus emprendimientos, dice, que demos un paso atrás y examinemos nuestros motivos. Y definamos un objetivo. Y nos hace formularnos una pregunta difícil…quiero que mi hijo sea un Número Uno….O Quiero que mi hijo sea todo lo bueno que pueda ser. O sea no pregunte qué quiere usted que haga su hijo sino pregúntese en quien quiere que él se convierta. Las respuestas a estas preguntas determinarán en que dirección lo orientará y como lo hará.

Hay un marcado contraste entre ambas elecciones. Una esta relacionada con el rendimiento (la de ser el N 1) y la otra con el objetivo.

Numero Uno Lo mejor que puedas ser
Éxito Significación
Corto Plazo Largo Plazo
Espacio para la transigencia Sin espacio para la transigencia
Ocultamiento de errores Rectificación de errores
Rendirse Perseverancia
Competencia con los demás Competencia con uno mismo
Centrarse en uno mismo Centrarse en los demás
Recibir premios Recibir premios

Referencias
Jill Rigby, Educar hijos Respetuosos en un mundo irrespetuoso