volver>>
 

Programa: 03/06/2010

La falta de autocontrol y de tolerancia a la frustración en los niños

¿Cómo podemos enseñar “el autocontrol” a nuestros hijos?

 

Actualmente se observa una falta de autocontrol y de tolerancia a la frustración en los niños. Tal vez sea porque todo avanza y sucede tan rápido, que nuestros ritmos de vida y lo que consideramos como "normal" implica rapidez y cambios constantes, a los que los niños también se han habituado y han perdido la capacidad de esperar y de tener paciencia y autocontrol.

Pero el autocontrol también se puede enseñar, sobre todo porque los niños aprenden observando a quienes los rodean. El principal modelo de acción siempre serán los padres, por tanto son los padres los primeros en poner en práctica las conductas adecuadas para potenciar este aprendizaje en sus hijos.

Algunas recomendaciones:
Usar la disciplina como una herramienta para enseñar autocontrol en los niños y no para castigarlos; por ejemplo, cuando un hijo tenga una conducta inaceptable, el papá o la mamá que lo controle debe actuar a su vez con autocontrol y sobre todo sin violencia.

Enseñar autocontrol a un niño es muy importante ya que un niño pequeño que se descontrola fácilmente puede herirse o herir a otros. También puede ser interferido su aprendizaje -por sus emociones en descontrol- y además, tener dificultades para hacerse de amigos. Se crea además, un ambiente familiar tenso, ya que todo lo que se sostiene en el tiempo sienta las bases para problemas más graves a futuro, cuando crezca y sea mayor.

Cómo enseñar el autocontrol:
-Elogiando su buena conducta cuando la presente (refuerzo positivo), ya que si él solo recibiera atención cuando se porta mal, lo seguirá haciendo.

-Establecer límites y reglas claras y razonables en el interior del hogar, y también contando para lograrlo con su participación al momento de determinarlas y hacerlas cumplir.

-Pedir normas de conducta coherentes con lo que hacen los padres y de acuerdo a la propia edad del niño.

-Cada vez que presente una mala conducta, otorgarle al niño consecuencias negativas por ello, pero nunca el castigo físico.

- Es Imprescindible que los padres actúen siempre como modelos y den con su ejemplo las pautas de una buena conducta.

Cuando los niños hacen "travesuras"
- Explicarles lo que se espera de ellos con razones simples y sin demasiadas argumentaciones, por ejemplo: “por favor, guarda tus juguetes ahora, antes de ir a comer".

-Expresar advertencias sin amenazas: "cuando termines de ordenar, podrás jugar con tus amigos, no antes".

-Decirle al niño lo que debe hacer a cambio de lo que no debe hacer: “por favor, habla más bajito" y no decirle "¡no grites!"

Enseñarles con amor y respeto a portarse bien y NUNCA con violencia o agresividad.