volver>>
 

Programa: 03/06/2010

Algunas medidas básicas de disciplina para el manejo conductual de los niños pequeños

 

-Ignorar las conductas irritantes o molestas si no son peligrosas para el niño o para otros, como las rabietas o pataletas. Si se les presta atención, lo único que se logra es reforzarlas aún más por cuanto el objetivo del niño con ellas es justamente ese: llamar la atención.

-Si hubiera que "castigarlo" la idea es quitarle algún privilegio o algo que le guste. Esto enseña que las conductas indeseables tienen consecuencias negativas para él también.

-Cuando se encuentre en medio de una pataleta, hay que darle un tiempo para que se calme (y el adulto también), en un lugar seguro; su dormitorio, por ejemplo, sin que nadie lo moleste. Después que se haya tranquilizado el niño, es conveniente conversar con él respecto a lo sucedido, siempre dejándole en claro que fue solo su conducta, la mala o errada, pero no él como persona.

-Con estas medidas de manejo conductual básicas, pueden verse grandes beneficios en la familia, ya que el ambiente será mucho más armónico y tranquilo para todos. Permitiendo así, la instalación de un círculo virtuoso en la conducta del niño, más que un círculo vicioso de la dinámica intrafamiliar.-