volver>>
 

Programa: 08/07/2010

GESTOS VIRTUOSOS CON NUESTRA PAREJA

Sugerencias Prácticas para los Hombres y para las Mujeres

 

Los gestos virtuosos son actos generosos que realizamos para beneficio de nuestros matrimonios aunque nos sintamos muy lejos de ser virtuosos. Por lo general estos actos son contrarios a nuestros instintos emocionales, y por esto requieren muchas veces de un esfuerzo extra.

El matrimonio en Piloto Automático y el descuido Personal pueden llevar a un Círculo Vicioso.
De todas maneras hemos aprendido que cuando cada uno se esfuerza un poco, podemos romper el círculo vicioso. Cuando reconocemos que nuestro cónyuge trabaja muy duro para nosotras, es más fácil trabajar para él. En general obtenemos lo que damos y cosechamos lo que sembramos. Estos esfuerzos no representan nada extraordinario, y sin embargo, su impacto es enorme. Si se siente menos altruista, otra forma de pensar en esto es cambiar de táctica para obtener lo que desea.

Gestos Virtuosos que deben Practicar los Hombres
Invítela a salir. Intente los siguiente:”Quiero estar con vos, te considero muy linda,...Inteligente y todavía me siento atraído hacia vos. Salgamos a comer el sábado”.

Programen actividades para que se divierta toda la familia. Organicen una actividad familiar, en vez del después o del antes de, intentar escapar de la casa.

Recuerde los detalles. Son todas esas tonterías que no soporta, pero que solía hacer porque lograba lo que quería (los mismos principios siguen siendo validos): escribir una nota cariñosa, iniciar algo “profundo y significativo”. Son siempre los detalles de consideración los que llegan directamente al corazón de la mujer (y a otras partes vitales de su cuerpo).

Si usted es un habitante del escritorio, despacho, sótano, garaje, taller, o esa zona de la casa donde trabaja, o está en la computadora o frente a la televisión…Salga de nuevo a la luz… Explore la posibilidad de la vida en el piso de arriba o el resto de la casa con su familia a la hora de irse a la cama, puede ser una vida mejor que la que usted se ha forjado en su reducto privado. Retraerse no va a ayudar a la causa.

Realice algunas de las tares domésticas. Haga lo que haya que hacer y ganase una estrella de oro solo por ser un campeón por hacer algo semejante como colaborar con el orden o la limpieza del la casa.

Gestos Virtuosos que deben practicar las Mujeres.
Practique la relación de cinco minutos. Advertencia: si está a un nivel muy profundo del circulo vicioso de decirle por ejemplo…No al sexo…. Es posible que requiera cinco minutos diarios durante toda una semana para salir de ahí.

Ponga en práctica la capacitación de fin de semana. Es posible que él simplemente no entienda. Por ejemplo las tareas de la casa. Y estar más tiempo con los chicos, prepararles la comida etc... No se da cuenta generalmente lo difícil que es todo lo que hay que hacer. Esto acaba con las quejas. Entonces el esposo entiende…

Deje la casa desordenada durante cuarenta y ocho horas. Si las protestas o las discusiones por la división del trabajo han llegado demasiado lejos, dejar de discutir y alejarse de las causa de la discusión, ayuda. Una propuesta puede ser salir a comer afuera, o utilizar platos descartables por uno o dos días mientras los ánimos se calman.

Recupere a su habitante del sótano, garaje, taller, cuarto de estar (si se atreve). Arriésguese a bajar o subir, y pase un par de horas jugando juegos de video, mirando deportes, compartiendo cualquier actividad que él esté desarrollando allí…En su reducto….

Elógielo por algún motivo. Encuentre algo que agradecerle. Cualquier cosa… que haya levantado bien un tenedor, que se haya peinado… Que haya recordado ponerse alguna camisa o remera que nos gusta y no esté arrugada o manchada.

Dígale lo que desea. Los hombres nos dijeron claramente: ”detesto tener que adivinar qué es lo que ella quiere”. Si sabe qué es lo que quiere que él haga, por lo general lo hará. Dígale claramente cuáles son sus expectativas y sus deseos.

Gestos virtuosos que deben practicar Ambos
Hablen: Pregunte a su cónyuge” ¿Cómo estas? o rompan el silencio de cualquier otra forma.

Escuchen. Apaguen toda una tarde todos los aparatos electrónicos (esto incluye todos los televisores, los ipods, las computadoras, las crackberries y los celulares… sobre todo para todos los que piensan que estas cosas son realmente apéndices de su cuerpo).

Cambien de lugar. Salgan de casa si esta se ha convertido en un campo de batalla. Encuéntrense en la ciudad, después del trabajo. Vayan a un nuevo restaurante a comer o a un nuevo parque a caminar.

Dense tiempo libre de manera espontánea. Contar con tiempo para uno mismo, cuando no se esperaba, es algo que puede animar a cualquiera, por desanimado que esté. También puede tomarse un descanso, organizando las cosas de manera que alguien venga de los chicos por un tiempo, o pueden salir a hacer algo juntos.

Practiquen el intercambio de roles. Si siempre hacen las mismas tares domésticas y están cansados de ellas, cambien por una semana. El preparará la comida, ella cortará el césped o llevará el auto a lavar. Y viceversa si hay roles que no tan típicos.

Por último, la mayor de todas las virtudes, la más necesaria si están en un círculo vicioso de descuido personal extremo o de ira intensa:

Acepten la responsabilidad. Tal vez la culpa no sea toda del cónyuge. Si hay algo que te disgusta, tal vez es el descuido personal o una actitud suya empeora la situación.

Cuantos nos preguntamos ¿No seré yo el problema? Tal vez tengo que cambiar en algo, tal vez no sea solo el ambiente. Es posible que cuando ambos tengan los mismos enfoques el matrimonio funcionará.

Tener una actitud proactiva. ¿Qué puedo hacer? ( en lugar de una actitud acosadora” ¿Porqué no entiende...?”). Es lo mejor que podemos hacer por nuestros matrimonios.